Entradas

¿Por qué se intenta alargar la operación de prótesis con otras vías que no sean quirúrgicas, como las infiltraciones?

La cirugía de sustitución protésica, que puede ser tanto de rodilla como de cadera, es una de las cirugías con mejores resultados que hay en el mundo de la cirugía ortopédica.

La mayoría de los resultados de la cirugía de sustitución protésica son fiables y reproducibles, pero también es cierto que hay un porcentaje de complicaciones, el más grave, la infección, pero hay otras complicaciones como la luxación o la persistencia de dolor.

Esto hace que un pequeño porcentaje de pacientes aun estando operados tienen un mal resultado, por ese motivo solo hay que operar a pacientes que realmente tengan una mala calidad de vida provocada por la artrosis.

 

No hay ningún tratamiento alternativo que se haya demostrado ser efectivo para curar la artrosis, lo único que se ha demostrado que puede ayudar a mejorar los síntomas de la artrosis es la actividad física, tener un buen tono muscular.

 

Las inyecciones con infiltración nunca son del todo inocuas ya que siempre hay algún fármaco que puede tener un efecto indeseable o riesgo de infección, en ningún caso son curativas y lo máximo que se puede esperar es un alivio del dolor temporal y que en el mejor de los casos, no dura mas de 6 meses.

Las inyecciones con infiltración se indican en pacientes que por motivos médicos, con patologías cardiacas, pulmonares, etc. no se pueda operar, o personas que por su situación familiar, social, en este momento no se pueda operar. También hay pacientes  que voluntariamente no se quieran operar, entonces las inyecciones con infiltración tienen el objetivo de mejora sintomática de un periodo de tiempo corto.

 

Dr. Lluís Puig Verdié

Cirugía Ortopédica y Traumatología

Nº Colegiado: 28473

 

 

¿Cuándo se debe operar un menisco?

Los meniscos son fibrocartílagos que están en la parte interna de la rodilla (menisco medial) y en la parte externa de la rodilla ( menisco lateral).

El menisco es un amortiguador que protege el cartílago, si se rompe, el menisco no tiene capacidad de cicatrizar.  Por este motivo, en pacientes jóvenes, es recomendable quitar el menisco, provocando así un aumento del trabajo que lleva a cabo el cartílago.

A consecuencia de estas intervenciones, el desgaste y la artrosis aparecen antes de tiempo, por ello en pacientes jóvenes, se procura llevar a cabo un tratamiento más conservador y no quitar el menisco sino coserlo, si es posible.

A partir de cierta edad (entre los 50 y los 60 años) una gran mayoría de la población, padecen rupturas degenerativas del menisco, en estos casos, no está indicado operar, dado que que operando se aumenta el dolor y en muchas ocasiones la solución es protésica.

 

Dr. Lluís Puig Verdié

Cirugía Ortopédica y Traumatología

Nº Colegiado: 28473

 

 

 

Tengo una prótesis infectada ¿se puede curar?

¿Podemos llegar a curar una infección protésica? La respuesta es sí.

Las infecciones protésicas, son complicaciones graves, pero de todas las complicaciones, probablemente sean las que tienen una tasa de curación más elevada.  El tratamiento sin embargo, es largo y costoso, dado que con bastante probabilidad, va a requerir de una cirugía y de un tratamiento antibiótico prolongado en el tiempo.

Básicamente existen dos tipos de infecciones, las que denominamos infecciones agudas, aquéllas que aparecen  durante los primeros tres meses después de la implantación de una prótesis y,  las infecciones que denominamos crónicas,   aquellas infecciones que aparecen a partir de los tres meses, incluso hasta al cabo de dos años de la implantación protésica.

En las infecciones agudas, habitualmente el tratamiento consiste en una cirugía, donde se abre la articulación y se lleva a cabo una limpieza exhaustiva, seguida de un tratamiento antibiótico adecuado, para combatir el germen responsable de la infección.

En las infecciones crónicas, el tratamiento consiste en una cirugía donde se procede a  la extracción de la prótesis, dado que sino la extraemos no lograremos combatir la infección. En dicha cirugía se deja un espacio articular con un espaciador de cemento y antibióticos que nos permite mantener el espacio articular y evitar se colapse, Posteriormente recetaremos un tratamiento antibiótico, de una duración aproximada de unas seis semanas. A medida que la evolución del la articulación , así como la de los parámetros de las analíticas del paciente nos muestren que la infección ha remitido, deberemos llevar a cabo una nueva cirugía para colocar una prótesis definitiva.

Con estos tratamientos se alcanzan curaciones por infección por encima del 95%.

 

Dr. Lluís Puig Verdié

Cirugía Ortopédica y Traumatología

Nº Colegiado: 28473