cirugía Los actos médicos inútiles deben evitarse

En contra de lo que se podría pensar, la mayor parte de los tratamientos que se utilizan hoy en día en traumatología no se basan en estudios que demuestren su efectividad. De hecho, según el articulo: “The evidence base for orthopaedics and sports medicine. Scandalously poor in parts” publicado recientemente en el British Medical Journal , se estima que casi un 80% de los procedimientos quirúrgicos que se realizan no tienen una base científica. Es decir, en muchas patologías que se tratan diariamente, no existen estudios que demuestren que operar es mejor que no operar.

La única forma de asegurar que un tratamiento es útil es demostrar, con estudios comparativos bien realizados, que el resultado de dicho tratamiento es superior al del placebo o al de cirugías simuladas. Estos estudios son difíciles de realizar y por lo tanto son escasos, pero los pocos que existen tienen un gran peso ya que cambian (o deberían cambiar) el modo de actuar de los cirujanos. Es el caso de la revisión sistemática de la literatura realizada por M. Khan que demuestra que la cirugía artroscópica de las lesiones meniscales degenerativas  no es mejor que una operación ficticia.

Existe una corriente mundial de pensamiento encaminada a mejorar la efectividad y la eficiencia de la práctica clínica, evitando toda actuación innecesaria . Es el objetivo de la propuesta Choosing wisely promovida por las sociedades científicas americanas.  En el campo de la ortopedia, la Academia de Cirujanos Ortopédicos Americanos (AAOS) ha publicado el folleto divulgativo “Cinco cosas que los médicos y los pacientes deben cuestionarse”.

Estas son:

  1. Evitar realizar de rutina un eco doppler para descartar una trombosis venosa tras una cirugía protésica de cadera o rodilla.
  2. No utilizar lavados para el tratamiento de la artrosis de rodilla.
  3. No recetar glucosamina o condritin para la artrosis de rodilla.
  4. No utilizar cuñas externas en el zapato en pacientes con artrosis de la parte medial de la rodilla.
  5. No utilizar férulas en el postopertorio de la cirugía del síndrome del túnel carpiano.

Conocer, aplicar y divulgar aquellas prácticas médicas contrastadas y eliminar o reducir aquellas que no aporten un valor y disminuir su utilización debe ser un objetivo para todo el colectivo sanitario. Con ello, mejorará el cuidado de los pacientes y se evitaran iatrogenias (daños provocados por los tratamientos) inútiles.

El buen quehacer en el acto médico deber basarse siempre en datos contrastados y aquellas prácticas inefectivas deberían ser eliminadas para el bien de los pacientes.